Spread the love

Democracia Directa.

Concepto ideal: Democracia

La democracia, ha sido sistema político predominante por muchos siglos en occidente, siendo implementada por muchos países americanos en sus primeros años como estados independientes. Aunque dicho sistema no ha funcionado de manera ininterrumpida, específicamente en el caso de Chile, tuvimos dos regímenes dictatoriales en el siglo XX, Carlos Ibáñez del Campo (1927-1931) y Augusto Pinochet (1973-1990).

La política en estado democrático protege a los ciudadanos del poder del gobierno por descentralizar el poder y la redistribución a nivel regional y local. Un gobierno democrático protege los derechos humanos básicos como la libertad de expresión y de religión. La principal característica de la democracia son los derechos de los ciudadanos y responsabilidades para elegir a los funcionarios que gobiernen para satisfacer los intereses de las personas (Strehlow, 2017). 

Etimología de democracia.

Primero debemos comprender el concepto de Democracia, antes de hablar de ella y de sus diferentes tipos, etimológicamente viene de la palabra griega dēmokratía, que significa “gobierno del pueblo”, por otro lado,  la definición de democracia que utilizaremos es la siguiente “La democracia es un sistema político en el que se tiene el derecho al voto para elegir a los representantes en elecciones periódicas …” (Rodríguez, 2015), en Chile se suelen realizar elecciones periódicas cada cuatro años para elegir a diversas autoridades, entre ellos, al presidente, diputados, alcaldes y a parte de los senadores, no todas estas elecciones de autoridades ocurren en la misma elección.

Sin embargo, la democracia es más profunda que esto, y suele tener muchas variables de país a país, ya sea por la cultura cívica de esta, su modelo económico, su contexto histórico en la consolidación de su democracia o la constitución de cada país. Todo esto puede generar diferencias en los diferentes regímenes democráticos cuando son comparados, pero todos comparten similitudes relacionadas con la esencia misma de la democracia, por eso preferimos la definición dada en el párrafo anterior, porque es bastante general y válida para cualquier país democrático.

Pero como escribimos anteriormente, la democracia puede variar, y de estas variaciones tenemos dos tipos de democracias con sus similitudes y diferencias, las cuales son, la “Democracia” Representativa y la Democracia Directa.

Tipos de gobiernos democráticos

La democracia es señalada a menudo como “el gobierno del pueblo y para el pueblo”, como se cita en el monumental discurso de Gettysburg de Abraham Lincoln. La enciclopedia de filosofía en línea de la Universidad de Stanford define la democracia como “un método de toma de decisiones de grupo que se caracteriza por el tipo de igualdad que hay entre los participantes en una etapa

esencial de la toma de decisiones colectivas” (ver Referencia 1). A pesar de esta aparentemente sencilla definición, la democracia no es tan simple como parece. Dado que los gobiernos han evolucionado y se han desarrollado nuevos sistemas, la democracia se ha convertido en algo mucho más complejo y difícil de definir.

Democracia presidencial, democracia parlamentaria y democracia directa.

La democracia presidencial es una forma de democracia representativa. A diferencia de la democracia directa, la democracia presidencial cuenta con representantes para mantener el orden y garantizar la equidad de las cuestiones de gobierno. Estados Unidos es un ejemplo de democracia presidencial. El pueblo elige a los miembros del poder ejecutivo, como el presidente y el vicepresidente, así como la rama legislativa, como los miembros del Congreso. Los miembros del Congreso son elegidos en un momento diferente al presidente, y sólo tienen el poder de remover al presidente de su cargo si comete delito. El presidente no puede introducir una nueva legislación, a pesar de que puede vetar las leyes que el Congreso intenta pasar (Crawford, 2017).

La democracia parlamentaria es otra forma de democracia representativa. Es una forma común de gobierno democrático y los ejemplos incluyen el Reino Unido, Canadá y Australia. A diferencia de una democracia presidencial, un sistema parlamentario está dirigido por el parlamento y un primer ministro, que suele ser también miembro del parlamento. En este tipo democracia, hay menos distancia entre los poderes ejecutivo y legislativo. Además, por lo general funciona en cooperación con un jefe de Estado, como un monarca, que se encarga de los asuntos de Estado, mientras que el parlamento se encarga de legislatura (Crawford, 2017).

La democracia directa funciona sin los representantes del gobierno y coloca las decisiones directamente en las manos del pueblo. Las instancias de democracia directa se pueden ver a lo largo de la historia de Estados Unidos, tales como las reuniones y votaciones en el ayuntamiento. La democracia directa es un arma de doble filo: por un lado, pone el poder en su totalidad en manos de la gente, pero, por otro lado, puede fácilmente convertirse en un mero juego de números. Suiza es un ejemplo de un país que utiliza muchos elementos de la democracia directa (Crawford, 2017). 

¿Cuáles son las características que hacen de un gobierno una democracia verdadera?

Una democracia es una forma de gobierno donde las personas controlan el gobierno, cuyo origen remonta a la Grecia clásica, a aquella forma se le llama democracia griega o democracia ateniense. Los ciudadanos son en última instancia responsables de asegurar que los funcionarios electos mantengan el equilibrio entre las leyes y programas políticos que apoyan la mayoría de los ciudadanos, al tiempo que protege los derechos de los individuos y de los grupos minoritarios. Los habitantes ejercen el poder sobre el gobierno en lugar de que el gobierno les imponga normas y, posiblemente, oprima al pueblo (Strehlow, 2017)

Los mecanismos de la democracia directa (abreviados como MDD) son, en principio, cinco: el referéndum o plebiscito, la iniciativa popular, la revocación (recall) y la avocación.

https://n9.cl/nicolasfelipos

 

Democracia Representativa

Comenzaremos con la Representativa, la cual es el tipo de democracia que tiene Chile, según Karla Rodríguez (2010) la democracia representativa es “…donde un grupo de gobernantes elegidos por la sociedad son quienes van a tomar las decisiones acerca de los asuntos públicos.” Por ejemplo, el chile elegimos a un Presidente para que este sea la máxima figura de la administración del estado, quien tiene por objetivo ser la cabeza de todo el aparato estatal durante sus cuatro años de mandato, tomando las decisiones pertinentes para buscar el bien común y resguardar el bienestar de sus ciudadanos, lo cual debería ser así todo el tiempo y con cada presidente, las únicas limitantes que tiene el ejecutivo en su ejercicio del poder, son otros poderes del estado, como el legislativo y el judicial, pero para el ejecutivo, la ciudadanía no presenta ninguna limitante legal para su ejercicio del poder, lo mismo ocurre con los legisladores (diputados y senadores), una vez son electos, estos tienen la función de presentar, votar o rechazar proyectos de leyes, supuestamente siguiendo los intereses del distrito que representan.

Crisis de Representatividad

El principal problema que ha tenido este tipo de democracia en el Chile actual es la crisis de representatividad, propiciada por diversos escándalos del mundo político que han hecho perder la confianza de las ciudades en los políticos, sin distinguir en partidos o ideologías, todos se han visto afectados por esta crisis, casos como la Ley de Pesca y el financiamiento ilícito de campañas políticas, como en caso PENTA, o el caso CAVAL sobre tráfico de influencia, han generado un gran abismo entre la ciudadanía y los políticos. “Que los políticos son corruptos, mentirosos, ladrones y sólo interesados en sus agendas son adjetivos que dan cuenta de lo dañada que esta la relación entre el ciudadano y sus representantes” (Gonzales-Llaguno, 2013).

Un reflejo de lo anterior descrito ha sido la baja participación electoral desde 2012, momento en que el voto dejó de ser obligatorio (Ley 20.658). Para respaldar esta información hemos creado el siguiente gráfico comparativo, recopilando datos del SERVEL sobre participación y padrón electoral en las elecciones llevadas a cabo desde 2012 hasta 2017 en la comuna de Talcahuano.

Crisis de Representatividad y de las instituciones. 

El principal problema que ha tenido este tipo de democracia en el Chile actual es la crisis de representatividad, propiciada por diversos escándalos del mundo político que han hecho perder la confianza de las ciudades en los políticos, sin distinguir en partidos o ideologías, todos se han visto afectados por esta crisis, casos como la Ley de Pesca y el financiamiento ilícito de campañas políticas, como en caso PENTA, o el caso CAVAL sobre tráfico de influencia, han generado un gran abismo entre la ciudadanía y los políticos. “Que los políticos son corruptos, mentirosos, ladrones y sólo interesados en sus agendas son adjetivos que dan cuenta de lo dañada que esta la relación entre el ciudadano y sus representantes” (Gonzales-Llaguno, 2013).

Un reflejo de lo anterior descrito ha sido la baja participación electoral desde 2012, momento en que el voto dejó de ser obligatorio (Ley 20.658). Para respaldar esta información hemos creado el siguiente gráfico comparativo, recopilando datos del SERVEL sobre participación y padrón electoral en las elecciones llevadas a cabo desde 2012 hasta 2017 en la comuna de Talcahuano.

En todas las elecciones presentes en el gráfico, en todas, el porcentaje abstención fue mayor al del 50%, llegando a su punto de menor participación electoral en las elecciones municipales de 2016, donde solo el 27% de las personas habilitadas para votar hicieron uso de su derecho y deber cívico. Uno pensaría que para el plebiscito del 2020 la participación electoral aumentaría significativamente, pero solo llegaron a votar 67.522 personas, lo cual es solo un 5% más que en la segunda vuelta de las presidenciales de 2017. Lo anterior nos demuestra que más de la mitad de la población habilitada para sufragar no tiene el interés suficiente para participar en las elecciones, sobre todo en la de autoridades locales, como lo son las elecciones municipales 2012 y 2016. Todo esto puede traer como consecuencia perdida de democracia representativa en el país.

Democracia Directa

La democracia directa significa que los ciudadanos tienen una participación directa en la aprobación o rechazo de los actos legislativos, así como ocurrió con el plebiscito del apruebo. Ahora hablando, debemos remontarnos al origen mismo de la democracia, la antigua Grecia, específicamente la ciudad de Atenas. En Atenas los ciudadanos tienen una gran participación en las cuestiones públicas de la poli, el cual fue el resultado de una serie de procesos culturales, políticos, económicos y sociales, los cuales los llevaron a tener diversos regímenes de gobierno, como la monarquía, aristocracia, oligarquía y tiranía (Editorial Sol 90, 2003). Una de las principales características de la democracia ateniense era el principio de isonomía, el cual se define como “la igualdad de derechos y deberes que tenía el ciudadano ante la ley y la participación política en el Estado y en el poder” (Avial, 2019). La democracia ateniense no era perfecta, ya que solo participaban aquellos que cumplen los requisitos para ser ciudadanos, los cuales debían ser varones, adultos, nacidos en Atenas de padre y madre atenienses. Hoy en día nos puede parecer bastante poco democrático, pero estamos hablando de uno de los primeros regímenes democráticos de la historia, no obstante, si presento bastantes avances lo que es la justicia e igualdad, ya que independiente del nivel de riqueza o descendencia del ciudadano, todos tenían la misma posibilidad de participar de la vida pública de la ciudad-estado.

Una definición moderna, de Democracia Directa, sería la siguiente “La democracia directa les permite a los ciudadanos involucrarse directamente en los asuntos públicos, discutiendo y debatiendo las decisiones que debían tomarse para el mejoramiento de la sociedad” (Rodríguez, 2010)

Democracia Suiza.

Actualmente, La democracia directa es una peculiaridad del sistema político suizo. Ofrece al pueblo la posibilidad de pronunciarse sobre decisiones del Parlamento federal o de proponer enmiendas a la constitución. En Suiza se concede al pueblo una participación considerable en las decisiones políticas en el ámbito federal. Todo ciudadano suizo que haya cumplido 18 años tiene derecho a elección y voto. Es convocado a las urnas por lo general en cuatro ocasiones al año para expresarse sobre un promedio de quince asuntos. En los últimos decenios la participación electoral alcanzó un promedio algo superior al 40% (EDA, 2019).

Además del derecho de elección y de voto, la ciudadanía también dispone de la posibilidad de articular sus demandas por medio de tres instrumentos que forman la esencia de la democracia directa: la iniciativa popular, el referéndum facultativo y el referéndum obligatorio (EDA, 2019).

Iniciativa popular

La iniciativa popular ofrece a los ciudadanos la posibilidad de presentar propuestas para una modificación o ampliación de la constitución. Su función consiste en estimular o iniciar el debate político sobre un tema concreto. Una iniciativa popular es válida y puede someterse a votación si se logra reunir un mínimo de 100.000 firmas en el plazo de 18 meses. Una vez conseguido esto, las autoridades pueden presentar una contrapropuesta, con la que pueden contrarrestar la iniciativa ofreciendo una alternativa a los electores y a los cantones (EDA, 2019).

Referéndum facultativo

Con el referéndum facultativo la ciudadanía puede exigir que una ley aprobada por la Asamblea Federal tenga que someterse a votación popular. Para conseguir una votación popular es preciso reunir un mínimo de 50.000 firmas dentro de los primeros 100 días tras la promulgación de la ley (EDA, 2019).

Referéndum obligatorio.

Cada modificación de la constitución aprobada por el Parlamento está sometida al referéndum obligatorio y, por consiguiente, al voto del pueblo. También el ingreso de Suiza en ciertas organizaciones internacionales está sujeto al referéndum obligatorio (EDA, 2019).

Democracia directa digital

La democracia directa digital o electrónica es una forma de democracia directa que ocupa Internet y otras tecnologías de comunicación electrónica como principal vía para la toma de decisiones, se usan para mejorar la burocracia involucrada con los referendos, registrando electrónicamente los votos. A medida que la tecnología avanza, nuestra forma de hacer política, que en el fondo es nuestra forma de relacionarnos, va a cambiar. Podemos tener todos los recelos, pero la pregunta es: ¿Cuándo tomaremos estos cambios?

Las democracias contemporáneas del siglo XXI presentan nuevas oportunidades y desafíos, producto de la revolución de Internet, las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TIC’s) y las diversas plataformas digitales. El Estado, la ciudadanía y los diversos actores que componen la sociedad deben saber adaptarse, así como usar eficiente y responsablemente estas herramientas que ofrecen múltiples beneficios para fortalecer la gobernabilidad democrática.

¿Qué es la democracia digital?

Se entiende por democracia digital el poner la tecnología al servicio de la ciudadanía con un fin colectivo y que contribuya en la consolidación del sistema democrático. Cada vez son más los Estados que dan espacio al estudio y a la puesta en práctica de la democracia digital, para ello es necesario cumplir con una serie de características a fin de garantizar su óptima aplicación (Ford. 2015)

En aquellos Estados donde se han resuelto los asuntos elementales de una democracia, nos referimos a aspectos tales como: el sufragio universal, el contar con una Constitución y la división de poderes, la presencia de un sistema de partidos políticos, el respeto y la protección a los derechos humanos, salvaguardar la libertad de expresión, entre otros aspectos que son la esencia de la democracia. En aquellos casos donde estos aspectos ya conviven en armonía, el plano de la discusión se trasladará a hablar en términos de la calidad de democracia. Se pasará entonces a analizar el nivel de las políticas públicas en términos de transparencia, acceso a la información pública, políticas medio ambientales, innovación, competitividad y asuntos de esta envergadura (Ford, 2015).

El progreso y crecimiento de los Estados en términos económicos es un factor fundamental, pues ello genera la movilización de las clases sociales y por ende un mayor consumo y uso de la nueva tecnología que se ofrece en los mercados. Este nuevo crecimiento genera nuevos patrones en los hábitos de consumo y en el comportamiento de la ciudadanía (Ford, 2015).

Los Estados modernos apuestan por una política pública orientada a la masificación de las telecomunicaciones y esto va de la mano con el mayor acceso a Internet. En este sentido, los gobiernos implementan diversos planes de acción en concordancia con el sector privado para llevar los tendidos de fibra óptica y así poder cubrir gran porcentaje del territorio nacional. Cabe señalar, que hoy en día la penetración de la banda ancha puede ser fija o móvil, siendo ésta última cada vez más usada especialmente entre el segmento de jóvenes, quienes a través de sus celulares o smartphones se conectan varias horas al día para diversos fines, ya sea usar las redes sociales, chatear, acceder a información, entre otros (Ford, 2015).

El crecimiento de los Estados lo que permite a sus ciudadanos poder acceder a mayor tecnología: celulares, smartphones, tabletas, computadoras, entre otros, y adicionalmente poder cambiarlos con cierta frecuencia de acuerdo a la evolución tecnológica de los mismos. Por tanto, se entiende que la demanda de dichos aparatos cada vez es mayor y necesaria al tratarse de aparatos de última tecnología que además ofrecen mayores funciones Respecto a la oferta, el mercado cada vez ofrece mayor diversidad de aparatos tecnológicos, los cuales no sólo difieren en el precio, sino en la calidad y capacidad de los mismos. Muchas veces el bajo costo, debido a la alta competencia en el mercado es lo que invita a los ciudadanos a cambiar de equipos con cierta frecuencia, por equipos más modernos. Asimismo, el mercado de aplicaciones (Apps) ha crecido notablemente en el mundo y esto ha generado la posibilidad de descargar Apps con diversos fines en los equipos tecnológicos que facilita y hace la vida más amena de los usuarios (Ford, 2015).

Una ciudadanía más activa. Internet, las TIC’s y las plataformas digitales están generando un nuevo tipo de democracia directa, que permite a los ciudadanos manifestarse, expresarse, movilizarse, además de poder involucrarse en los asuntos públicos. Los ciudadanos hoy son más partícipes, con ganas de fiscalizar, por un lado, pero también con la intención de colaborar en el diseño y formulación de propuestas o proyectos en conjunto con sus autoridades. Este cambio es fundamental, estamos pasando a una era del “ciudadano digital” en donde hay un empoderamiento importante de parte del individuo y que será un elemento esencial para poder hablar en términos de calidad de la democracia (Ford, 2015).

Ciudadanos Digitales

Estamos en el siglo XXI, los avances, la revolución digital y la robotización están generando importantes cambios en nuestra sociedad, que en muchos casos implica también el cambio de nuestra forma de pensar, un cambio de paradigmas a situaciones que antes las veíamos manera distinta. La tecnología y nuestra cultura coevolucionan en forma simbiótica, y lo hace a pasos agigantados. Estos desafíos debemos enfrentarlo de manera rápida, oportuna y con una mirada estratégica. El alcance de las herramientas online es global, es parte de nosotros, nos adaptamos a su capacidad para generar una corriente de opinión, la viralidad.

Democracia directa en Chile

En Chile también se ha intentado incentivar el uso de los mecanismos de democracia directa. El pueblo chileno fue convocado en cuatro oportunidades durante el régimen autoritario: 1978, 1980, 1988 y 1989. De estas cuatro oportunidades, el plebiscito de 1980, realizado bajo condiciones bastante desfavorable para los opositores, tuvo por finalidad ratificar la nueva Constitución presentada por la Junta de Gobierno, previa elaboración por parte de la llamada “Comisión Ortúzar” (SEK, 2020). El plebiscito de 1988 fue de carácter sucesorio, dado que los ciudadanos chilenos fueron convocados para aceptar o rechazar la continuidad del régimen autoritario y al general Pinochet como Jefe de Estado (SEK, 2020). El plebiscito de 1989 tuvo un carácter distinto, dado que en el fondo la ciudadanía fue convocada para dirimir acerca de las 54 reformas efectuadas a la Constitución de 1989, las que habían derivado de un proceso de negociaciones y acuerdos entre representantes de la derecha y del propio régimen autoritario, con sectores de la oposición. A partir de 1990 no se han producido controversias entre el legislativo y el ejecutivo que implique la realización de un plebiscito para que la ciudadanía permita resolver tal diferencia (SEK, 2020).

En la actualidad los principales mecanismos de democracia directa son los plebiscitos, referéndum y consultas ciudadanas que han sido reconocidos legalmente, a diferencia de otros, como las iniciativas ciudadanas de ley o referendums revocatorios que no existen en la legislación chilena. La Constitución del 80 establece que los plebiscitos son vinculantes, convocados “desde arriba” para resolver aspectos relacionados con temas constitucionales (SEK, 2020).  Adicionalmente, la Ley 18.695 Orgánica Constitucional de Municipalidades establece la posibilidad de convocar a plebiscitos a nivel local cuando se trate de inversiones específicas de desarrollo comunal, se requiera la aprobación de un plan de desarrollo o se aborden otros asuntos de interés en la comunidad, que desean competencia del municipio (PNUD, 2014: 235).

El plebiscito de octubre del 2020.

Con más de 78% de los votos, la victoria del “Apruebo” se impuso de manera contundente en Chile (BBC, 2020). Este resultado marca el inicio de un proceso complejo y de muchos retos para la nación sudamericana que ahora se apresta a cambiar la constitución que rige desde 1980 y que fue escrita durante el régimen de Augusto Pinochet (BBC, 2020).

La participación y decisión del plebiscito fue más allá que una votación mas, fue un llamado de la ciudadanía para pedir mas participación. El malestar social aun esta con nosotros, la única forma de canalizarlo es aumentar los mecanismos de participación. Retomemos el poder, juntos podremos tener un Chile democrático y consagrar 3 mecanismos que necesitamos: poder Revocatorio, poder derogativo y poder de proposición.

En vista de las carencias que presenta actualmente la democracia representativa, sumado a lo inédito que es tener un proceso constituyente en democracia, tenemos la posibilidad de cambiar el enfoque democrática del país, hacia uno más directo para la ciudadanía, ya no estamos en la antigüedad, donde unos pocos eran los ciudadanos que participaban de la vida pública, ahora tanto hombres como mujeres pueden hacer valido su derecho al voto, además que gracias a los avances tecnológicos y el acceso a la información, con la debida formación cívica, se puede fortalecer el la democracia chilena como nunca antes en nuestra Historia.

 

Bibliografía

Avial, L. (12 de abril de 2019). La democracia en Atenas (I): origen y desarrollo. Revista Libertalia. Recuperado el 18 de noviembre de 2020, de https://www.revistalibertalia.com/single-post/2019/04/12/La-democracia-en-Atenas-I-origen-y-desarrollo

BBC, 2020. Chile hace historia: ¿Qué significa el triunfo del “Apruebo” en el plebiscito para una nueva constitución? https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-54694567

Crawford, N. 2017. Tipos de gobiernos democráticos. https://www.ehowenespanol.com/tipos-gobiernos-democraticos-lista_311509/

Editorial Sol 90. (2003). Historia Universal: El mundo Griego.

EDA Embajada de Suiza, 2019. Democracia Directa. https://www.eda.admin.ch/aboutswitzerland/es/home/politik/uebersicht/direkte-demokratie.html

Ford, E. 2015. Los alcances de la democracia digital. http://www2.congreso.gob.pe/sicr/cendocbib/con4_uibd.nsf/01705B9CD720BEAE05257F42007757D1/$FILE/fordelan.pdf

Gonzales-Llaguno, A. (17 de julio de 2013). ¿La crisis de representación en el Chile de hoy? El Mostrador. https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/2013/07/17/la-crisis-de-representacion-en-el-chile-de-hoy/

Ley 20.568, de 23 de enero, Regula la inscripción automática, modifica el servicio electoral y moderniza el sistema de votaciones. Diario Oficial.  https://www.bcn.cl/leychile/navegar?idNorma=1035420

Prud’homme, J. (2019). Consulta popular y democracia directa. Instituto Nacional Electoral

Rodríguez, K. (2010). Percepciones y valores asociadas a la democracia en Monterrey. (Tesis de Doctorado en Filosofía con Acentuación en Ciencias Políticas, Universidad Autónoma de Nuevo León).

Rodríguez, K. (2015). Democracia y Tipos de Democracia. Tirant lo Blanch (Ed). Ciencia política: perspectiva multidisciplinaria. (pp. 49-66)

SEK, 2020. Documento de trabajo N°3:  MECANISMOS DE DEMOCRACIA DIRECTA. https://usek.cl/wp-content/uploads/2020/02/documento-de-trabajo-n-3-mecanismos-de-democracia-directa.pdf

Strehlow, J. 2017. ¿Cuáles son las características que hacen de un gobierno una verdadera democracia? https://www.ehowenespanol.com/cuales-son-caracteristicas-gobierno-democracia-info_191135/

Nicolás Felipos Fuentes.

Candidato Constituyente Distrito 20.


Spread the love

Deja una respuesta